• Esto es irse.

    Irse es verte en mis sueños y despertar con agua en las mejillas, de la risa, del mar. Y es sobresaltarme por la realidad de encontrar sólo llanto, por la soledad. Es dejarte en el lugar donde sólo huele a nosotras y sólo nosotras sabemos a qué huele la confianza, la nuestra, la cierta, la tuya y la mía; mi amiga, mi madre, mi clan. Te extraño, aunque no lo quiera saber, aunque viva en un mundo inventado para mí, donde prefiero no llamarte para recordarte en el momento pausado del último café. Irse es regalar tesoros, concretar, saltar al vacío sin mirar arriba porque sé, que no hay nadie…

  • Una mudanza más.

    Será el frío veraniego de Inglaterra, será el afán de comerme el mundo, será esta tenue luz, será la soledad elegida cada día, el amor propio o el amor por ti que no consigo que sea recíproco. Será la necesidad de andar, de descubrir, de abandonar, de soltar, de transmutar, de elegir, de sanar, de despertar. Será el vacío de la obsesión por pensar, la música minimalista que hace que todo parezca mejor, mi gato saltando detrás de las moscas, el ruido de la lluvia, tus fotos. Será el pasado, el caminar sintiendo, el dolor, la esperanza, el azar, tu voz. Será lo elegido, el reconocimiento, el sentir profundo, el…