• Poemas

    TAN.

    Una vez, cuando creí que debía encajar en el mundo me sentí vendida.   Me vendí por un pan, me vendí por un TAN.   Tan rica, tan profesional, tan madura.   Tan fuerte, tan grande, tan tenaz.   Tan arriesgada, tan seria, tan ejecutiva…   TAN vomitiva.   Lo malo no es estar en el sistema, lo malo es estar en el sistema sabiendo que no eres parte de él.   Lo bueno es que, al venderme, me arranqué trozos de mí y fui tirándolos por el camino, hasta que un día me tropecé con mi corazón negro azulado, lo miré de frente y lloró, pidiéndome que le devolviera su…