• Poemas

    Mis palabras están en huelga.

    Mis palabras están en huelga, se enfadaron conmigo y decidieron desaparecer. Huyen de mí como animales maltratados y mis dedos gastados lloran por la ausencia de su suave tacto, de su susurro, de su paz. Las entiendo, me dejé llevar por el ruido y las recluí en la parte izquierda de mi cerebro, abandonándolas en la desdicha de los números, el reloj y el deber. Me gritaban desde ese rincón que compartían con los colores, la música y el sol… y yo… sorda y ciega perdida en mi laberinto de duda, bloqueo y miedo, no las oí. Yo, me quedé amando la tristeza, única compañera de la soledad y la…