• Receta para afrontar el aborto espontáneo

    Primero que todo quiero decirte que lo siento de todo corazón porque sé lo que estás viviendo. Mi bebé no nacido se fue el 21 de diciembre de 2020, con nueve semanas ¡Que experiencia tan dura! Ya sabes que nuestro lema en YoResiliente es: “Ríete de lo que te duele y reescribe tu historia”  Por este motivo, he creado esta receta que te va a ayudar a sentirte mejor. No, no te voy a mentir, el dolor no se va a ir, solamente aprendes a vivir con él y si le encuentras un significado a esa vivencia, te conviertes en resiliente y, de esta manera, el dolor habrá valido la pena. 1.…

  • ¿Qué es la resiliencia?

    Seguro que estás harto de escuchar esta palabra tan de moda y, además, sé que si has llegado hasta aquí es porque estás buscando respuestas ¡Bienvenido! En pocas palabras, la resiliencia es la capacidad de una persona o grupo de afrontar, sobreponerse a las adversidades y resurgir fortalecido o transformado. Es decir, es cuando has pasado una situación difícil, dura, grave (o todas juntas) donde has experimentado tensión, dolor o angustia e incluso te ha hecho pensar: ¡No quiero vivir! y resulta que has vivido, la has superado y encima has sacado algo bueno de esa circunstancia, has crecido como persona y tienes nuevos recursos para enfrentar el dolor. La adversidad que hayas…

  • TAN.

    Una vez, cuando creí que debía encajar en el mundo me sentí vendida.   Me vendí por un pan, me vendí por un TAN.   Tan rica, tan profesional, tan madura.   Tan fuerte, tan grande, tan tenaz.   Tan arriesgada, tan seria, tan ejecutiva…   TAN vomitiva.   Lo malo no es estar en el sistema, lo malo es estar en el sistema sabiendo que no eres parte de él.   Lo bueno es que, al venderme, me arranqué trozos de mí y fui tirándolos por el camino, hasta que un día me tropecé con mi corazón negro azulado, lo miré de frente y lloró, pidiéndome que le devolviera su…

  • No hay más.

    No hubo mejor regalo que dejarte ir. Mejor llanto invertido, mejor despertar. No hubo mayor pena, mayor confianza,   mejor desertar. No existe ningún anhelo, ningún mirar, ningún esperar. No hay mayor verdad, mejor comprender, mejor escuchar. No existes más en mis expectativas, te volviste real. Ahora sí te puedo aceptar.