Blog

Receta para afrontar el aborto espontáneo

Primero que todo quiero decirte que lo siento de todo corazón porque sé lo que estás viviendo. Mi bebé no nacido se fue el 21 de diciembre de 2020, con nueve semanas ¡Que experiencia tan dura!

Ya sabes que nuestro lema en YoResiliente es:

Ríete de lo que te duele y reescribe tu historia” 

Por este motivo, he creado esta receta que te va a ayudar a sentirte mejor. No, no te voy a mentir, el dolor no se va a ir, solamente aprendes a vivir con él y si le encuentras un significado a esa vivencia, te conviertes en resiliente y, de esta manera, el dolor habrá valido la pena.

1. Ayudantes de cocina
silenciosos

Advierte a tus familiares y amigos que no quieres escuchar cosas del tipo “Eres joven, ya tendrás más, eran sólo unas células, será que no tenía que nacer” Ellos lo hacen para ayudarte, pero a veces es mejor no decir nada porque este tipo de comentarios no ayudan y, de hecho, son irrespetuosos.

 

2. Pijama grande

Como recipiente utilizarás un pijama grande porque esto va a dolerte mucho física y emocionalmente, por lo tanto, no necesitas nada que te apriete.

 

3. Litros de llanto y bolsas de enfado

Sí, llora, porque lo que te pasó es horrible y mereces estar enfadada por ello. Tenías mucha ilusión, le habías puesto un nombre, mirado cunas y habitaciones, planeado tu parto, cambiado tu alimentación y tus hábitos, leído sobre educación, imaginado su cara y todo lo que haríais juntos. En definitiva, tenías un nuevo proyecto de vida lleno de amor, por eso es normal que estés triste y que no entiendas por qué te pasó algo así, pero créeme, lo entenderás, aceptarás, y superarás.

 

4. Energía esencial

Como ingrediente especial deberás disponer de energía esencial: este ingrediente lo puedes encontrar en la meditación. Está comprobado que la meditación disminuye los niveles de estrés, es bueno para tu sistema inmunológico, te ayuda a concentrarte y, además, genera pensamientos positivos, los cuales ayudan a aumentar la autoestima y la esperanza de vida. Pero aparte de todo lo que dice la ciencia, meditar te da claridad, te guía en el camino y te conecta con el Todo. No importa si no tienes práctica, puedes buscar meditaciones guiadas en internet (que hay algunas preciosas inclusive para estos momentos) y verás que te ayudará a mantenerte un poco más serena. Si consigues que la meditación se vuelva un hábito, tendrás garantizado tu crecimiento personal.

.

5. Ramas de naturaleza

Para sazonar hay que ponerle unas ramas de naturaleza. Debemos entender que somos parte de la naturaleza y que, aproximadamente, esto sucede en uno de cada cuatro embarazos. Es algo natural porque a veces el cuerpo simplemente cree que es algo extraño a él y lo expulsa, otras veces los genes no están bien así que tu cuerpo te evita un dolor mayor más adelante y en la mayoría de los casos, no sabremos cual es el motivo. Es muy importante que sepas que tú no tuviste la culpa, independientemente de las cosas que hayas hecho durante el embarazo o en el pasado, perdónate, eres humana y tu Yo de antes creía que estaba haciendo lo mejor para ella, deja de castigarte y abraza a tu antiguo Yo.

 

6. Mucho coraje

El ingrediente más importante será el coraje, el cual te ayudará a despedirte de tu hijo. Seamos honestas, tu hijo no nació, pero vivió dentro de ti durante semanas, es parte de tu árbol genealógico y por tanto debes honrarlo, ponerle un nombre, darle el lugar que merece en tu vida y en la vida de tu familia y por este motivo debes despedirte. Realiza un ritual con tu pareja (si la tienes). Puedes escribirle una carta y luego quemarla, o componer una canción, crear algo con arcilla, plantar un árbol en su nombre o pintar un cuadro. El ritual puedes hacerlo como tú desees, pero siempre intenta que tenga un gran impacto emocional en ti y que finalice con algo que pertenezca a la naturaleza (fuego, aire, agua o tierra). De esta manera modificas una creencia en tu cerebro, liberándote a ti y a tu árbol genealógico, así como a ese hijo que se ha ido. En mi caso, le escribí un poema que puedes leer aquí e hice unas figuras con arcilla que representaban a mi bebé y que luego, mi esposo y yo, lanzamos al lago de un hermoso parque.

No tengas miedo al dolor, es lo que te hará brillar más adelante.

7. El tiempo que tú necesites

El tiempo requerido para esta receta será el que tú necesites: lo cierto es que estás viviendo un duelo y pasarás por negar tus emociones, enfadarte, estar triste y al final, aceptar. En ese proceso es normal que tengas momentos en los que creas que te has vuelto loca, que no puedes mantener la calma, que odias a tu pareja, a las parejas con niños y sobre todo a las embarazadas. También creerás que no quieres volver a estar embarazada o que quieres quedarte embarazada inmediatamente; podrás sentir que no quieres hacer nada, ni bañarte, ni comer y mucho menos volver al trabajo. Todo esto es normal y pasará, así que date tu tiempo y no fuerces nada. Te recomiendo que esperes unas semanas para empezar a trabajar y así fortalecerte poco a poco. Empieza a recuperarte emocionalmente primero, después vuelve a tu dieta y ejercicio de forma paulatina, haz cosas que te hagan feliz como cocinar (aquí te dejo una rica receta de brownie que preparé en esos días), bailar, pasear, ver comedias, leer un buen libro, comer cosas ricas, pintarte las uñas o cambiar la decoración de tu casa. Cuando sientas que puedes afrontar el hecho de ir a trabajar, ver a los demás o hablar sobre el tema, hazlo, pero no dejes que nadie te fuerce a hacerlo, sólo tú sabes que es lo que debes hacer, escucha tu corazón. Como última recomendación, si ves que estás tardando mucho en recuperarte, pide ayuda profesional.

8. Gramos de significado al gusto

Siempre recomiendo buscar un sentido al dolor y aprovecharlo. Pregúntate: ¿en qué me ha ayudado esto? ¿en qué me ha beneficiado? ¿qué sé ahora que antes no sabía? ¿a qué me ha impulsado? ¿qué herramientas tengo ahora que antes no tenía? No te enfoques solamente en lo que has perdido, más bien enfócate en lo que has ganado.

 

9. Toneladas de focalización

Cuando te sientas con ganas, enfócate en tus proyectos. Este bebé te ha dejado una gran energía creadora ¡aprovéchala! Es tiempo de buscar tu propósito de vida y si ya lo tienes, poténcialo, vuélcate en ello y siempre, ayuda a los demás.

 

10. Esperanza y consciencia

Mezcla bien todos los ingredientes y hornéalos con mucha esperanza y consciencia. La esperanza la encesitas para saber que tendrás más oportunidades para todo lo quieras en la vida y consciencia para entender los tiempos de tu proceso personal y espiritual.

Puedes alterar el orden de los ingredientes.

Mucho amor en tu proceso y gracias por leerme.

Soy Escritora y Mentora en Resiliencia. A través de mi experiencia personal y mis conocimientos, ayudo a otras personas a superar todo tipo de adversidades y salir fortalecidas de esas experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.