Reflexiones

Esto es irse.

Irse es verte en mis sueños y despertar con agua en las mejillas, de la risa, del mar. Y es sobresaltarme por la realidad de encontrar sólo llanto, por la soledad.

Es dejarte en el lugar donde sólo huele a nosotras y sólo nosotras sabemos a qué huele la confianza, la nuestra, la cierta, la tuya y la mía; mi amiga, mi madre, mi clan.

Te extraño, aunque no lo quiera saber, aunque viva en un mundo inventado para mí, donde prefiero no llamarte para recordarte en el momento pausado del último café.

Irse es regalar tesoros, concretar, saltar al vacío sin mirar arriba porque sé, que no hay nadie que intente salvarme.

Es soñar con volver y no hacerlo jamás, porque el tiempo ha pasado y ya no hay nada que rescatar en ese lugar, sólo queda el gran motivo que impulsó la huida, y los recuerdos.

Es arriesgarse a encontrar la felicidad.

Añorar, llorar.

Irse es planear encuentros, decir adiós una y mil veces, abrir maletas, entregar regalos, saborear mi patria, encontrarme reflejada en las costumbres que olvidé, arrancarme el corazón en cada despedida y respirar profundo para poder pasar el control de inmigración sin salir corriendo en busca de un abrazo más.

Es crecer, porque la soledad te hace encontrar a tus monstruos, matar a algunos y aprender a vivir con el resto.

Descansar en el susurro de mi propia voz, arrullándome y alentándome a seguir.

Irse es llegar a no ser de ningún lugar y es darte cuenta de que al final, todas las personas tenemos algo en común.

Es entender que la felicidad está dentro de ti y no en el espacio en el que habitas.

Es abrir tu mente y entender la diferencia.

Empezar, desear, aprender, salir, despertar, dar pasos largos y atrevidos.

Volver a creer. Eso es irse. Creer que se puede.

Soy escritora y estudiante de psicología. Además, una Resiliente: he convertido mi dolor en algo hermoso como es la Poesía; soy mejor porque he sufrido. A través de mi experiencia personal y mis conocimientos, ayudo a mujeres a superar todo tipo de abusos y salir fortalecidas de esas experiencias.

4 Comentarios

    • bettinab

      Muchas gracias por tu mensaje! Me alegra que te guste, se trataba de eso, de vernnos reflejadas en nuestras porpoias experiencias. gracias a ti por mostrarme una vida diferente, mamá. Y por creer en mí. Un fuerte abrazo!

  • Luis

    Al leerlo recordé mis últimos 25 años que ya pasaron desde que salí de mi entorno y ahora cuando el tiempo ya paso caemos en la cuenta que ya no quedan sino los recuerdos de lo que dejamos tiempo atrás y nada ya volverá jamas a ser realidad excepto en tu propia intimidad.🌹

    • bettinab

      Así es Luis, todo queda recluído en nuestros recuerdos, nuestros pesares y, en definitiva, nuestro pasado. Pero así es mejor, es un recordatorio de que estamos avanzando, de que hemos cambiado y de que estamos vivos. Un abrazo fuerte y gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.