• Esto es irse.

    Irse es verte en mis sueños y despertar con agua en las mejillas, de la risa, del mar. Y es sobresaltarme por la realidad de encontrar sólo llanto, por la soledad. Es dejarte en el lugar donde sólo huele a nosotras y sólo nosotras sabemos a qué huele la confianza, la nuestra, la cierta, la tuya y la mía; mi amiga, mi madre, mi clan. Te extraño, aunque no lo quiera saber, aunque viva en un mundo inventado para mí, donde prefiero no llamarte para recordarte en el momento pausado del último café. Irse es regalar tesoros, concretar, saltar al vacío sin mirar arriba porque sé, que no hay nadie…

  • Mi gato y su bulimia.

    Mi gato Serpentín tiene diez años y tiene un poquito de barriga, mis amigos dicen que está gordo, mis compañeros de trabajo que es fat, yo digo que tiene curvas, como yo, pero él se empeña en que está obeso, no ve la realidad. A ver, si soy realmente objetiva, está un pelín pasado de kilos, pero nada del otro mundo, lo normal vamos, ¿quién es perfecto en esta existencia de locos? (si la perfección la vemos desde el prisma social de la belleza física actual, que tanto daño hace, por cierto) que me presenten al primero, por favor. El tema es que ama y odia comer, todo a la vez. Creo…