• Fantasmas

    Tengo fantasmas enredados en mi pelo, se mecen en los columpios de mis recuerdos y huelen a tabaco y cocaína, a dolor, desgarro y sudor y besos de otros, sin mí. A veces creo que se han ido,  y salto y me deslizo entre los toboganes de la dicha, sintiéndome limpia, bañada en paz, la única paz que da el olvido. Cuando menos lo espero regresan, se posan en mis oídos y me gritan bajito, preparándose para la guerra que tienen contra mis suspiros desde hace siglos, pero éstos, se arman de excusas y se llenan la boca de tierra para no pelear porque al final, son como un violín…

  • El día que dije «NO»

    Hueles a fatiga, a desagrado, a hediondez. Vas montado en tu caballo pálido, vibrando en lo físico, lo terrenal. Te ves desgastado, como la piel que tocas… Huelo a valentía, a violines y flautas, a montañas, a tierra, a selva. Voy montada en caballos blancos, en acordes por tocar. Soy madera por danzar, vestido por tejer, inspiración intacta, pura flor, esencia de arcoíris. Me siento contenta, fugaz, tenaz. Vibro, libre, como la risa, soy y nadie más me toca, jamás. Eres ciudad destruida por el tsunami y yo marea, brava, sin dueño, desbocada transcurro como el agua que soy, como el viento que soy, como la tierra que derribo. Ahí…

  • Posibilidades

    Me llueve el cuerpo, soy puro líquido, tormenta y viento. Te imagino nadando en mi vientre, agarrada a mis tripas, aferrada a la vida.Te anhelo, te espero, te siento, te sueño. Soy honesta y te digo que me dueles más por mí que por ti, y soy honesta y te digo que me da pánico dejar de existir por ti, pero soy honesta y me da pánico que dejes de existir por mí, por los genes, por la realidad de mi edad, por el miedo. Me llueve el cuerpo, soy puro líquido amniótico, pura placenta, pura hCG. Está pasando, te estás yendo y mis entrañas lloran sangre al ver que…

  • Anfitrión

    ¡Y no mentían! ¡Había una fiesta esperando por mí! Globos gigantes, arcoíris, saltos sobre pelusas translucidas, viajes en lomos de mariposas, susurros de ángeles, besos infinitos con sabor a algodón de azúcar, muy rosados y pegajosos. Puro color pastel y gafas enormes de pelícanos, cero estreses, gente extraña y piscina con champagne. Y de anfitrión TÚ.

  • Esto es irse

    Irse es verte en mis sueños y despertar con agua en las mejillas, de la risa, del mar. Y es sobresaltarme por la realidad de encontrar sólo llanto, por la soledad. Es dejarte en el lugar donde sólo huele a nosotras y sólo nosotras sabemos a qué huele la confianza, la nuestra, la cierta, la tuya y la mía; mi amiga, mi madre, mi clan. Te extraño, aunque no lo quiera saber, aunque viva en un mundo inventado para mí, donde prefiero no llamarte para recordarte en el momento pausado del último café. Irse es regalar tesoros, concretar, saltar al vacío sin mirar arriba porque sé, que no hay nadie…

  • TAN.

    Una vez, cuando creí que debía encajar en el mundo me sentí vendida.   Me vendí por un pan, me vendí por un TAN.   Tan rica, tan profesional, tan madura.   Tan fuerte, tan grande, tan tenaz.   Tan arriesgada, tan seria, tan ejecutiva…   TAN vomitiva.   Lo malo no es estar en el sistema, lo malo es estar en el sistema sabiendo que no eres parte de él.   Lo bueno es que, al venderme, me arranqué trozos de mí y fui tirándolos por el camino, hasta que un día me tropecé con mi corazón negro azulado, lo miré de frente y lloró, pidiéndome que le devolviera su…

  • Sin mí.

     Me cansé de tus excusas, de tu ausencia. Me agotó tu infancia, tu dolor. Me absorbió tu ego, tu soledad, tú mismo. Me robaste la dignidad, el amor, la paciencia. Me despido de la espera, de la dependencia, del hogar soñado, de ti… Me voy a buscarme, sin mí.    

  • Amarte. 

    Lo cierto es que amo reconocerte, saber tu verdad, leer más allá de tu corazón. Lo cierto es que amo desprenderte de tu ropa, de tu ego, de tus máscaras. Lo cierto es que amo cuando ríes, cuando escuchas, cuando lloras, cuando hablas. Lo cierto es que amo nuestros momentos, nuestros silencios, nuestros bailes. Lo cierto es que amo que estés, ¡Que existas! Lo cierto es que sencillamente te amo y amarte es lo único que siento. Bettina Bustamante.

  • No hay más.

    No hubo mejor regalo que dejarte ir. Mejor llanto invertido, mejor despertar. No hubo mayor pena, mayor confianza,   mejor desertar. No existe ningún anhelo, ningún mirar, ningún esperar. No hay mayor verdad, mejor comprender, mejor escuchar. No existes más en mis expectativas, te volviste real. Ahora sí te puedo aceptar.

  • Una mudanza más.

    Será el frío veraniego de Inglaterra, será el afán de comerme el mundo, será esta tenue luz, será la soledad elegida cada día, el amor propio o el amor por ti que no consigo que sea recíproco. Será la necesidad de andar, de descubrir, de abandonar, de soltar, de transmutar, de elegir, de sanar, de despertar. Será el vacío de la obsesión por pensar, la música minimalista que hace que todo parezca mejor, mi gato saltando detrás de las moscas, el ruido de la lluvia, tus fotos. Será el pasado, el caminar sintiendo, el dolor, la esperanza, el azar, tu voz. Será lo elegido, el reconocimiento, el sentir profundo, el…